// Noticias

Infografía: los beneficios y los orígenes de andar en bicicleta

La bici se convirtió en un medio de transporte ágil y económico que aumenta la calidad de vida de los usuarios, ya que mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular, protege las articulaciones y fortalece el sistema inmunológico.

La bicicleta no empezó a desarrollarse como tal hasta finales del siglo XVIII y fue el resultado de la evolución de un juguete que nació en París, en 1791, en plena revolución francesa, y se llamó Célérifere.

Se trató de una idea del conde Mede de Sivrac, y consistió en un chasis macizo de madera con forma de animal y con dos ruedas con el que sólo se pudo ir en línea recta y con las dos ruedas en tándem, en lugar de una al lado de la otra. Más allá de los antecedentes, la paternidad de la bicicleta se le atribuye, en 1817, al barón Karl von Drais, un inventor alemán que nació en 1785.

El diseño y configuración básica de la bicicleta se modificó poco desde el primer modelo de transmisión de cadena desarrollado alrededor de 1885. Entre los beneficios de su utilización para la sadud se encuentran: pérdida de peso, protege las articulaciones, fortalece el sistema inmunológico y combate el dolor de espalda. En la actualidad muchas ciudades del mundo reconocen que la bicicleta es un medio de transporte eficaz, permite realizar traslados en distancias cortas, en promedio tres veces más rápido que caminando.

Además, usarla representa un ahorro en combustible, transporte público y un vehículo propio. Los costos que puede ocasionar el uso de la bicicleta son de 50 a 100 veces mejores a los de andar en automóvil.

Es un medio de transporte ecológico ya que usa la energía generada por el movimiento de los pies en el pedal y no requiere combustible. Tampoco provoca ruido y ayuda a reducir los niveles de monóxido y dióxido de carbono, hidrocarburos y otras partículas que favorecen la contaminación del aire.

 

Por Agencia Télam
Compartir Noticia: